9 pensamientos que te mantienen pobre

Hay infinitas maneras de hacerse rico en nuestro mundo. Sin embargo, mucha gente subestima la importancia de la mentalidad correcta.

Porque tus pensamientos dan forma a tus acciones y tus acciones dan forma a tu realidad. Si tus pensamientos no están diseñados para la riqueza, tu vida será igual de pequeña.

Para ayudarte en tu camino hacia la libertad financiera, he recogido 9 mentalidades que podrías tener y que te mantienen pobre.

Analízate a ti mismo y descubre cuál de estas mentalidades se aplica a ti. Sobre todo, tienes que ser honesto contigo mismo.

1. Piensas que el dinero es la raíz de todo el mal

Aunque vivimos en un mundo que nos muestra diariamente lo que el inmenso bien del dinero puede hacer, mucha gente todavía cree que el dinero es la raíz de todo mal.

Y esto puede ser cierto hasta cierto punto. Amar demasiado el dinero es codicia. Ser codicioso hace que la gente tire toda su moral al viento y haga todo lo necesario para acumular capital.

Ver a la gente hacer eso es simplemente triste. Aún más, si miras las increíbles cantidades de buen dinero que puede crear.

El dinero ayuda a las organizaciones benéficas a alimentar a los hambrientos, construir casas para los desamparados, educar a los niños y dar un hogar a los perros sin refugio.

El dinero ayuda a las comunidades a construir escuelas, campos deportivos, parques y patios de recreo. Además, el dinero nos permite luchar contra las enfermedades y la contaminación ambiental. Además, el dinero es necesario para cada nuevo invento y descubrimiento que hacemos.

Por lo tanto, nunca creas que el dinero es la raíz de todo mal. El dinero es la raíz de mucho bien en nuestro mundo.

Si quieres ser financieramente libre, tienes que creer que el dinero es algo asombroso. Si piensas en el dinero como algo terrible, no te abrirás para ganarlo.

Es como si pensaras que tu dieta no funcionará. Adivina qué, probablemente no funcionará.

Y si te cuesta pensar en el dinero como algo bueno, recuerda siempre que cuanto más dinero tengas, ¡más podrás ayudar a otras personas!

2. Te sientes con derecho a dinero

Mucha gente hoy en día se siente con derecho al dinero. Creen que se merecen un aumento, creen que el gobierno debería ocuparse de su pensión y que los ricos deberían pagar por sus necesidades.

Para ser rico, tienes que dejar de sentir que otras personas deben cuidar de tus finanzas. Necesitas aceptar que tienes control sobre tu bienestar financiero.

Si quieres más dinero, tienes que ser creativo y crear más riqueza. Si sigues buscando maneras de hacer algo de dinero extra, de repente, ¡muchas puertas desconocidas se abrirán para ti!

3. Tienes miedo de invertir en ti mismo

” La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo”. Warren Buffett

Por muy importante que sea este concepto, sólo unas pocas personas la conocen o la practican.

Lo entiendo; invertir dinero en ti mismo da miedo.  Pero la verdad es que no sólo eres lo único sobre lo que puedes tener control total, sino que las inversiones en ti mismo nunca se perderán.

El conocimiento y las habilidades que adquirirás a través de libros, cursos y seminarios se acumularán y te convertirán en tu activo más valioso.

Serás capaz de hacer dinero de muchas fuentes diferentes y con creciente facilidad. Pero tienes que dar el primer paso e invertir en ti mismo. Nadie más lo hará!

4. Usted sigue a la multitud

La presión de los compañeros es intensa, todos lo sabemos. Pero para hacerse rico, tienes que soportar esa presión y empezar a nadar contra la corriente.

Porque desafortunadamente, la multitud no es rica. Obviamente no saben cómo hacerse ricos, así que ¿por qué deberías hacer lo que ellos están haciendo?

El mejor ejemplo es el mercado de valores. Cuando las acciones caen, muchos inversores inexpertos empiezan a vender frenéticamente sus acciones, lo que hace que el valor caiga aún más.

Para todos los inversores de éxito, ¡esto es como la Navidad!. Pueden comprar las acciones a la venta, y una vez que el valor sube de nuevo, pueden duplicar o triplicar su riqueza.

Si siguen a la multitud, sólo llegarán a oportunidades de negocio que ya se han agotado. Para ser rico, necesitas encontrar oportunidades antes de que estén de moda.

5. Piensas “No puedo…”

Ahí lo tenemos de nuevo. Otra mentalidad limitante común de nuestra sociedad.

Hoy en día hablamos y pensamos regularmente en términos negativos. Hablamos de cosas que “no podemos hacer”, “no nos podemos permitir”, “no queremos” o “no lo haremos”.

Nos centramos demasiado en las cosas que no podemos hacer, que en las cosas que realmente podemos o queremos hacer.

Esto crea un problema. Una vez que piensas “no puedo tener éxito” o “nunca seré rico” tu cerebro deja de funcionar.

Necesitas preguntarte “¿Cómo puedo tener éxito?” y “¿Cómo puedo hacerme rico?” De esta manera, tu cerebro empezará a crear soluciones para tu problema, y podrás trabajar hacia tu meta.

Así que deja de decirte a ti mismo que no puedes permitirte algo y empieza a pensar en cómo puedes permitírtelo.

6. No sabes la diferencia entre ser capaz de comprar algo y ser capaz de pagar algo

¡Este es enorme! Porque mucha gente se equivoca. ¡La capacidad financiera para comprar algo NO significa que puedas permitírtelo!

Digamos que tienes 2.000 dolares en ahorros. Técnicamente, puedes comprar esas lujosas vacaciones en las Maldivas. Pero, ¿puedes permitírtelo? Si sólo tienes ahorros de 2.000 dolares, entonces NO!

Ser capaz de pagar algo significa que la compra no afectará gravemente a su situación financiera. Todavía tendrá suficiente dinero para gastar en las cosas necesarias y valiosas.

Siempre que tengas que comprobar tu cuenta bancaria para asegurarte de que puedes permitirte el nuevo iPhone, es una clara señal de que no puedes permitírtelo.

En lugar de eso, usa ese dinero e inviértelo en activos. De esa manera, tu dinero comenzará a trabajar para ti, y con un poco de paciencia, podrás permitirte un nuevo iPhone.

7. Te enfocas sólo en una fuente de ingresos

Si eres culpable de esto, no es tu culpa. Es lo que nos enseñan en la escuela. Siempre nos han enseñado a encontrar UN buen trabajo que pague las cuentas.

Pero hay dos defectos en ese concepto.

Número 1: Para mucha gente hoy en día, un trabajo no es suficiente para pagar las facturas.

En los últimos años, ha habido múltiples estudios que han encontrado que un número cada vez mayor de personas tienen un segundo o incluso un tercer trabajo para traer el dinero necesario.

Número 2: Con un solo ingreso estás sentado en un taburete de una sola pierna. El problema es que dependes de esos ingresos.

Si desaparece por cualquier razón, tienes que luchar para encontrar una nueva fuente de ingresos antes de que tus ahorros se agoten. Y tristemente, la mayoría de la gente no tiene suficientes ahorros.

Necesitas diversificar tus fuentes de ingresos. Así es como puedes vivir una vida relajada y no tener que preocuparte por la próxima crisis financiera.

8. Te centras en los ingresos activos

La mayoría de la gente hoy en día gana un ingreso activo. Lo que significa que cambian su tiempo por dinero, generalmente en forma de empleo.

Este concepto también tiene dos aspectos.

Número 1: Sólo tienes 24 horas en un día.

Lo que significa que el tiempo que puedes cambiar por dinero es limitado. Así que la única manera de ganar más es aumentando tu salario.

Pero como empleado, sólo tienes un margen limitado para que tu jefe te de un aumento.

Número 2: Podrías perder ese trabajo mañana.

Si tu única fuente de ingresos es tu trabajo, necesitas tener buenos ahorros. Porque serán tu único paracaídas en caso de que tu jefe decida quitarte el suelo bajo tus pies.

Lo peor de tener un trabajo es que no tienes control sobre el despido. Claro, si te comportas como un idiota, te echarán por esa razón.

Pero otras causas pueden ser la quiebra, la fusión de dos empresas, una crisis financiera, la adquisición de tu empresa o la subcontratación.

No tienes absolutamente ningún control sobre nada de eso. Y todos esos escenarios son cosas que le suceden diariamente a docenas de compañías.

9. Crees que no te importa el dinero

Finalmente, llegamos a nuestro último pero no menos importante punto. No importa cuánto intentes decirte a ti mismo que no te importa el dinero… sí te importa.

Mientras no vivas dentro de una cueva o en una isla desierta te importa el dinero. Simplemente por necesidad. Sin dinero, no tendrás comida, ropa, vivienda, electricidad, agua y mucho más.

Debido a que el dinero es tan importante, hay que hacer un esfuerzo para ser financieramente alfabetizado. Esa podría ser una de las habilidades más importantes que cualquier persona puede tener.

Pero por alguna razón inexplicable, ni siquiera nuestro sistema educativo nos enseña sobre ello. Y siempre pensamos que la escuela fue diseñada para prepararnos para la vida.

Si quieres ser alfabetizado financieramente, tienes que educarte a ti mismo. Con la cantidad de contenido gratuito en línea, esto es increíblemente fácil.

 

Deja un comentario