5 excusas que te impiden tener éxito

Si pudieras hacer cualquier cosa, ¿qué harías? Ahora, pregúntate a ti mismo “¿Por qué no lo hago?”

Todos hemos escuchado el dicho “sigue tus sueños” pero cuando se trata de ir tras lo que realmente quieres, ¿qué estás dispuesto a hacer para que suceda?

Lo creas o no, ningún sueño o meta es demasiado grande. Pero para tener éxito en alcanzar nuestras metas, debemos estar dispuestos a cambiar nuestros comportamientos y lo más importante, nuestras actitudes hacia las mismas excusas que nos impiden tener éxito.

Así que, si has estado preparando un sueño o una meta que aún no has alcanzado, sigue leyendo porque lo más probable es que estas cinco excusas te impidan tener éxito.

1. “No tengo tiempo”.

Es fácil sentirse abrumado por las responsabilidades que ya tienes o por las cosas que sientes que limitan tu tiempo. Sin embargo, la falta de tiempo no es el problema – determinar lo que usted considera una prioridad principal es.

El Presidente de los Estados Unidos, Oprah Winfrey, y cualquier otra persona influyente que se te ocurra, tienen la misma cantidad de horas en un día que tú.

Si quieres tener éxito en alcanzar tus objetivos, tienes que ser capaz de hacer tiempo para trabajar hacia ellos. Ya sea una hora al día o tres días a la semana, dedique algún tiempo y manténgase firme porque, al final del día, un cierto progreso es mejor que ningún progreso.

2. “No tengo suficiente dinero”.

Sé que puede ser difícil repartir tu dinero cuando estás en un aprieto financiero (he estado allí y seguro que no es divertido) pero si hay voluntad, hay una manera.

Si estás poniendo la excusa de que tienes miedo de gastar dinero, cambia tu enfoque para entender el valor de tu inversión. ¿Este curso o herramienta te acercará a donde quieres estar? ¿Existen planes de cuotas asequibles con los que pueda trabajar? Si es así, entonces recuerda que cuando inviertas en ti mismo siempre podrás cosechar los beneficios de tu éxito.

Si estás poniendo la excusa de que no tienes suficiente dinero, apuesto a que hay muchos recursos gratuitos (y baratos) que puedes utilizar para poner la pelota en movimiento hasta que puedas ahorrar suficiente dinero para ponerlo en tu objetivo.

3. “No estoy listo”.

Si no es ahora, ¿cuándo? Para ser honesto, no estoy seguro de si alguna vez estamos realmente listos para algo, pero la mayoría de las veces, dar un salto de fe se siente mucho mejor que estar al borde del miedo sin saber nunca lo que va a pasar.

Recuerda, crecemos cuando estamos más incómodos. Los desafíos nos dan la oportunidad de adaptarnos, aprender, mejorar e intentarlo de nuevo. El éxito no está exento de prueba y error.

Esté dispuesto a salir de su zona de confort para descubrir su verdadero potencial.

4. “No estoy seguro por dónde empezar”.

El pensamiento puede ser abrumador pero, todos tenemos que empezar en algún lugar. Si tienes una idea, un sueño o una meta, ¡eso es un comienzo! Lo siguiente sería refinarla.

Recuerden, un “sueño sin un plan es sólo un deseo”. El éxito viene de entender qué es lo que quieres lograr y los pasos que darás para que eso suceda.

Haz tu investigación, haz conexiones y comienza a trazar un plan. Pronto verás que las piezas empiezan a unirse.

5. “Tengo miedo”.

Aunque es natural sentir miedo de fracasar (o incluso de triunfar), o si estás constantemente paralizado por el miedo a los resultados negativos, siempre dejarás pasar las oportunidades de éxito. Mientras que lo desconocido puede ser aterrador, TÚ tienes todo el poder para moldear tu futuro.

Deja un comentario